Los tapatíos consiguen adelantarse en el marcador a pesar de no ser los favoritos de la fiesta grande ante los dirigidos de Miguel “piojo” Herrera.

El Club Deportivo Chivas recibió al América el pasado miércoles 25 de noviembre en la cancha del Estadio Akron. Donde por primera vez en la liguilla hubo ingreso de afición con un porcentaje establecido por el gobierno de Jalisco.

Los rojiblancos y azulcremas ofrecieron un espectáculo distinto al que se jugó en la fase regular. Un encuentro donde ambos equipos cuidaban los espacios y no arriesgaban. En esta ocasión el resultado fue distinto.

Víctor Manuel Vucetich, director técnico del Guadalajara, aplicó la misma fórmula que utilizó ante los Rayos del Necaxa, donde en ese encuentro “Canelo” Angulo entró de revulsivo y fue el autor del gol. En esta ocasión él mismo sufrió una lesión y entró el ex necaxista, Christián “Chicote” Calderón, quien fue el autor del gol a diez minutos de que se cumpliera el tiempo reglamentario de la segunda parte. Con un disparo desde fuera del área grande, logró poner el balón en el ángulo superior derecho, el seleccionado mexicano, Guillermo Ochoa no pudo evitar el majestuoso disparo del formado en la Academia.

Antes de hacer el único tanto del encuentro, Calderón mencionó que no pensó en colocar el esférico, solo vio el espacio y decidió sacar el impacto sin saber lo que pasaría.

De esta manera, los tapatíos dieron el primer golpe. Ahora, piensan en el Coloso de Santa Úrsula, encuentro que se disputará el próximo sábado. Los dirigidos por Miguel Herrera buscarán hacer un gol y no recibir, de esta manera avanzarían a las semifinales por mejor posición. De lo contrario, al recibir un gol en el mítico Estadio Azteca, el panorama se complicaría para los de Coapa.

Tras tres años, Chivas regresó a la fiesta grande y, a pesar de no ser favoritos, están a nada de avanzar a semifinales con esta ventaja.