El US Open aún no ha cancelado o postergado su fecha como lo han hecho otros torneos del circuito. El torneo tiene planeado llevarse a cabo en las fechas que se tenían establecidas originalmente (del 24 de agosto al 13 de septiembre), y se diputaría en la ciudad de Nueva York. Las medidas que se contemplan para que el torneo se lleve a cabo incluyen que los participantes lleguen a la ciudad en vuelos privados y que antes de viajar se sometan a pruebas de COVID-19 y den negativo. Adicionalmente, todos los atletas se hospedarían en el mismo hotel y se les realizarían pruebas diarias de temperatura. Existe también la opción de trasladar el torneo a otra ciudad que no esté tan afectada por el virus como son Orlando o Indiana.