fbpx

DOBLETE DE VAN AERT

Foto: Twitter Tour de France https://twitter.com/letour_es/status/1301917651669856257/photo/3

Oficialmente se ha recorrido ya un tercio del Tour de Francia. Los 172 competidores salieron a rodar pasada la una y media de la tarde, en la ruta que saldría de Millau hacia Lavaur.

Como se comentó, habría pocos puertos de categoría, por lo que el líder del maillot a puntos rojos, Benoît Cosnefroy, atacó dejando al pelotón en la búsqueda de los puntos que le permitieran ser el rey de la montaña.  Esta escapada la hizo en conjunto con Michael Schär, uno de los grandes protagonistas de esta primera semana, así como de Lilian Calmejane. Los tres querían coronar el Côte de Luzencon, el cual terminó conquistado por Cosnefroy, lo cual da una alegría más a su equipo, el AG2R La Mondiale.

Si ayer hablábamos de Sam Bennett podía llevarse la etapa, se quedó al pie del Côte, así como otros posibles ganadores como son Caleb Ewan y el primer ganador de este año, Alexander Kristoff. Aunque el líder del maillot verde intentó alcanzar al grupo, el ritmo impuesto por el Bora-Hansgrohe fue demasiado para el joven, en búsqueda de arropar a su líder, el gran Peter Sagan, quien aprovechó para hacerse del liderato de puntos.

Al llegar al kilómetro 124, un nuevo invitado llegó y cambió toda la estrategia. El viento hizo acto de presencia y esto fue aprovechado por el Ineos-Grenadiers. Valiéndose del elemento natural, empezó a formar abanicos que fue diezmando posibles candidatos como Pogacar, Porte o Landa y formando dos grupos de competidores. El primero, reducido a sólo 40 ciclistas, tuvo una víctima, Richard Carapaz, que sufrió su segundo pinchazo del Tour.

Al acercarse a la meta, tres competidores lanzaron el ataque en búsqueda de la victoria. Bryan Coquard (B&B Hotels-Vital Concept), Edvald Boasson Hagen (NTT Pro Cycling y animador de la etapa anterior) y Wout van Aert aceleraron, pero la experiencia del belga valió para llevarse su segunda victoria de este año, y un triunfo más para el Jumbo-Visma.

Esta etapa tuvo movimientos muy importantes en la clasificación general. Adam Yates sigue en lo más alto con tiempo de 30h36’00” y tres segundos de ventaja sobre Primoz Roglic y 9” sobre Guillaume Martin, pero ya Egan está en cuarto lugar y Nairo sube al sexto. Rigoberto Urán, con un trabajo callado pero constante, se ha metido al top ten.

La estrategia del Bora-Hansgrohe le da el maillot verde a Peter Sagan, con 138 puntos y once de diferencia sobre el nuevo sublíder, Sam Bennett. Cosnefroy ganó dos puntos más para tener ahora 25 puntos en la montaña y 13 de diferencia sobre Michael Gogl, y Egan Bernal ahora lleva el maillot blanco de los jóvenes con 9” de ventaja sobre el español Enric Mas. En equipos, sigue de líder el EF Pro Cycling, ahora escoltado por el Jumbo-Visma, a 1’29”.

La etapa “tranquila” se convirtió en un martirio para varios competidores y equipos, que el día de mañana se embarcan por primera vez en los Pirineos. Son 141 kilómetros con tres puertos de categoría uno, sobresaliendo el Port de Balés, cuya subida de 11 kilómetros al 7.7% dará mucho de qué hablar. Cazères-Sur-Garonne será el lugar de salida, para llegar a Loudenvielle. Ya es momento de que el contingente latino se lleve una etapa y pongo mi apuesta en Rigoberto Urán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *