fbpx

EL CAMALEÓN, EL PARAÍSO

EL CAMALEÓN, EL PARAÍSO

En el mundo del Golf existen campos de golf espectaculares. Pero, si habláramos de uno que representa el paraíso, podría ser Mayakoba.

El Camaleón Mayakoba Golf Course, enclavado en la costa de Playa del Carmen, sorprende por la belleza del campo, así como de las vistas. Mientras se recorren los 18 hoyos, los golfistas se adentran en la flora y fauna de la región, pasando por diferentes microclimas que dan la sensación de estar jugando en distintos campos a la vez.

A lo largo de sus 7,039 yardas, todo el trazado diseñado por Greg Norman, el gran “Tiburón blanco”, resaltan los recursos naturales de la zona. Además, por su cercanía a las hermosas playas del Caribe, se ve afectado el juego por la brisa marina y las rachas de viento típicas de zonas costeras. Por lo tanto, los jugadores deben estar al pendiente de los cambios para evitar que la bola sea llevada a lugares indeseados debido a estos vientos.

El recorrido

Comenzando en el hoyo 1, que se puede considerar tranquilo, y donde su más grande característica es el par de higueras que tiene alrededor. Cálida bienvenida para comenzar el día.

Los hoyos 2 y 3 dan paso a los manglares, siendo este último el más complicado de la primera vuelta. Si tienes un mal tiro o el viento te juega una mala pasada, tu siguiente tiro será dentro del manglar.

El hoyo 4 cuenta con una espectacular vista del Caribe y de Cozumel. Siendo el primer par 3, la selección del hierro será fundamental. Es un hoyo corto, pero traicionero, con el aire en contra.

Los hoyos 5 y 6 parecen de fantasía. El primero, porque trae de vuelta a los manglares y es bordeado por un gran canal, siendo el primer par 5 y el hoyo más largo del recorrido; el segundo, dando la bienvenida a la selva, con un par 4 que deja boquiabierto a cualquiera con un canal al lado derecho del green, el cual es el más grande del campo.

Estamos en Quintana Roo, por lo que no podía faltar un cenote. Y el hoyo 7 cuenta con él. Enclavado en el medio del fairway, esta maravilla natural puede representar un dolor de cabeza si la bola cae en él.

El hoyo 8 está rodeado de mucha arena, y con otro cenote al lado derecho del green, que ha sido sede de muchas bolas mal tiradas. Parece fácil, pero lo angosto del green le da un grado de dificultad muy alto.

Y, para completar la primera vuelta, llegamos al hoyo más difícil del campo, el 9. Con varias trampas a lo largo del camino, alcanzar la mitad del fairway es vital para llegar con facilidad al green.

Los hoyos 10 y 11 tienen como principal característica el agua. El primero se encuentra junto a una gran presa, con acantilados de piedra caliza. Una vista espectacular. El segundo, probablemente uno de los más sencillos, pasa por encima de un canal que nos devuelve a la selva.

Los hoyos 12, 13 y 14 tienen una hermosa transición. El doce comienza en un plano, pero con el viento en contra, mientras que el trece nos hace pasar en el mismo hoyo de la selva al manglar nuevamente. Dos climas en un solo hoyo, algo único en el mundo. El catorce, por su parte, se considera también uno de los más difíciles, con un par de enormes manglares rodeando todo el campo. Una vista espectacular.

El hoyo 15 es de fantasía, un pequeño par 3 situado a orillas del mar Caribe. Desde ahí puedes ver nuevamente Cozumel y el segundo arrecife coralino más grande del mundo. Como turista, un lugar imperdible para las fotos. Como golfista, te puedes perder en la imagen y tener un score alto, ya que su dificultad es mayor de lo que aparenta.

Los hoyos 16 y 17 preparan el final. Son relativamente sencillos, pero con canales a los lados de ambos hoyos. Con tiros prudentes al inicio de cada uno, se pueden llevar con tranquilidad hacia el green.

Para finalizar, el Camaleón se despide en el hoyo 18 con un par 4. Diversas trampas rodean el fairway, así que hay que mantener la línea. La casa club va dirigiendo el camino hacia el green, en el cual concluye un campo de ensueño.

Para aficionados y jugadores, vivir al menos una vez la experiencia de recorrer el Camaleón debe ser algo obligatorio. Ningún campo en el mundo se asemeja a esta maravilla. Tal como su nombre lo sugiere, el Camaleón se va mimetizando con los diferentes climas y paisajes que la zona ofrece.

Cambiante, retador, asombroso. Los adjetivos para este campo son interminables.

No cabe duda que el Camaleón es el paraíso del golf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *