Esta semana se anunció que la liga de Ascenso de México dejaría de existir y se convertiría en la Liga de Desarrollo. Personalmente creo que este es un grave error para el fútbol mexicano, ya que los jugadores que figuran en la Liga de Ascenso perderán la oportunidad de jugar de una manera profesional y la ilusión de poder llegar a jugar en primera.

Al desaparecer la Liga de Ascenso, la calidad de la liga de primera división seguramente disminuirá debido a que los equipos de primera ya no tendrán que luchar por no descender. Demostrar un nivel bajo de fútbol ya no tendrá consecuencias graves, lo que llevará a los equipos a sentirse cómodos sea cual sea su lugar en la tabla, sabiendo que estarán compitiendo otra vez el año siguiente sin importar su desempeño.

La liga de Ascenso era un escenario compuesto por sueños, en el que varios equipos de todos los rincones de nuestro país se esforzaban por la oportunidad de trascender y lograr el ascenso. La decisión tomada por la FEMEXFUT y directivos causará que muchos de esos equipos dejen de existir y que muchas ciudades y aficionados se queden sin fútbol.

Esta decisión hará que el sistema de futbol en nuestro país sufra en cuanto a calidad y competitividad (que era lo que aportaba la liga de Ascenso), y el precio será pagado por el talento y desarrollo del fútbol en nuestro país.