El día de hoy tenemos el gusto de compartirles nuestra entrevista con el jugador olímpico de bádminton, Lino Muñoz, quien representó a México en Rio 2016. Nos comentó como comenzó su amor por el deporte que práctica, su victoria preferida, el aspecto que más le cuesta entrenar y muchas cosas más.

 

  1. ¿Cómo fue la experiencia y el sentimiento cuando conseguiste la clasificación a los Juegos Olímpicos de Rio 2016?

Mi experiencia en los Juegos Olímpicos fue un sueño hecho realidad. Desde que era muy joven soñaba con poder representar a mi país en esta justa, la cual consideró la más importante dentro del mundo deportivo.

Mi clasificación no fue como yo la esperaba, debido a que fui el último en conseguirlo en todo el mundo en Bádminton, clasifiqué un mes antes de los Juegos Olímpicos. Lo cual no fue como lo tenía planeado. Sin embargo, estoy contento por que gracias a la madurez que he tenido tanto personalmente como en el juego he demostrado que ahora puedo estar un poco más cerca de mi objetivo.

Pero sin duda, el sentimiento cuando me enteré de que había clasificado fue de mucha alegría, la verdad que no me lo creía. Estoy muy contento y agradecido con la gente que me apoyo siempre.

Estar en unos Juegos Olímpicos es como lo soñé, desde recibir tu uniforme hasta estar en la inauguración junto a los mejores deportistas del mundo es un sueño.

 

  1. ¿Cómo nació tu amor por el Bádminton?

Mi amor por el bádminton nació de manera repentina. Todo comenzó por que soy socio del Club Deportivo Chapultepec. La realidad es que antes de jugar bádminton, practicaba béisbol.

Comencé jugando béisbol de los 4 a los 8 años, y después dejé de practicar este deporte.

Sin embargo, mis papás siempre me han inculcado a practicar algún deporte y fue así como en el Centro Deportivo comencé a practicar natación, karate y bádminton al mismo tiempo.

Recuerdo que el día que llegué a jugar bádminton había muchos niños jugando y divirtiéndose, esto fue lo que más me llamo la atención, aunque jamás pensé en perseguir esto de manera profesional ni mucho menos, simplemente fue la diversión con la que vi a estos niños jugar. Al día siguiente compré una raqueta y comencé a jugar.

 

  1. ¿Cuál ha sido tu victoria preferida y por qué?

Mi victoria preferida fue el último torneo de clasificación que tuve para los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

Recuerdo que fue contra un jugador austriaco, era un partido con bastante presión por que yo sabía que, si ganaba ese partido, podía estar cerca o asegurar mi clasificación a los Juegos Olímpicos. Era como un todo o nada para mi, si perdía ese partido había más oportunidades que el deportista que estuviera por debajo de mi me pudiera pasar en la clasificación. Así que era un partido con muchísima expectación y nervio por que ahí se definían cuatro años de trabajo. Por lo que ese partido en Perú es el más memorable para mí.

 

  1. ¿Cuál es el aspecto/habilidad que más te cuesta entrenar y por qué?

Sin duda lo que más me ha costado, es algo que consideró medular en los deportistas, poder dominar la mente.

Dominar la mente y la concentración, es algo muy difícil, se necesita mucha práctica y disciplina en este aspecto. Por que son momentos de concentración y de tranquilidad los que hacen que ganes una medalla, un partido o un campeonato.

La mente es tan poderosa que te puede dar esas ventajas, mientras que muchos pueden colapsarse en determinado momento debido a este aspecto. Por lo que pienso que esto es fundamental y lo que más me ha costado, el poder tratar de dominarla y entrenarla.

 

  1. ¿Qué torneo o competencia sería el que más te gustaría ganar?

Ganar una medalla en unos Juegos Olímpicos sería el máximo sueño para mi. Algo que cualquier deportista quisiera tener, más que un mundial o algún torneo internacional.

Creo que unos Juegos Olímpicos no tienen precio, y tener una medalla de esta competencia es ser de otro planeta.