Esta semana tuvimos la oportunidad de platicar con el atleta paralímpico José Villela, a quien admiramos por su gran pasión por los deportes. José forma parte del del equipo de natación del Comité Paralímpico Mexicano y recientemente comenzó a practicar el lanzamiento de clava. En esta entrevista para A Nivel de Cancha nos contó  sobre su experiencia representando a México en competencias internacionales, así como su preparación para las mismas, también nos compartió de donde vino su inspiración para competir de manera profesional como atleta de alto rendimiento. Checa la entrevista completa abajo.

1. ¿Qué se siente representar a México en una competencia internacional deportiva?

Es una de las experiencias más emotivas que he tenido en toda mi vida. Recuerdo especialmente el momento de la inauguración de los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019. Estar con el uniforme de mi país, escuchar su nombre y desfilar por el estadio Nacional de Perú hace que se te inflame el corazón, te sientas aún más orgulloso de ser mexicano y sales a competir aún con más ganas.

2. ¿Qué fue lo que te inspiró a competir de manera profesional?

Todo empezó, como muchas cosas en la vida, de una manera un tanto accidental. Descubrir que podía nadar 6 años después de que me accidenté y perdí la movilidad de la mayor parte de mi cuerpo, ha sido uno de los descubrimientos más increíbles. Inmediatamente salí de la alberca del lugar donde vivo actualmente, contacté a un reconocido entrenador de natación paralímpica que encontré en Internet, el Dr. Ulises Menéndez. Acordamos vernos en el Comité Paralímpico Mexicano para que me evaluara en cuanto a mis aptitudes deportivas. Al concluir esa evaluación me invitó a integrarme a su equipo de alto rendimiento, en el cual a base de mucho esfuerzo, disciplina y constancia empecé a mejorar mis tiempos en el agua y a ubicarme dentro de los rankings nacionales e internacionales. Y así una cosa fue llevando a la siguiente y sin darme mucha cuenta, de repente ya estaba en eventos de gran talla como la Serie Mundial de Indianápolis, EUA; los Abiertos Nacionales de Barranquilla, Colombia en 2018 y el Internationale Deutsche Meisterschaften, Berlín 2019. Regresando de los Parapanamericanos del año pasado, se me abrió la posibilidad de explorar una nueva disciplina deportiva, y desde entonces comencé a entrenar en lanzamiento de clava, bajo la dirección del Profesor Iván Rodríguez. En este nuevo deporte he tenido un rápido desarrollo y hasta ahora, solamente la oportunidad de competir a nivel estatal, ya que los eventos nacionales e internacionales programados para este año se pospusieron debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19.

3. ¿Cómo te preparas para las competencias?

Los días previos son particularmente importantes ya que el ritmo del entrenamiento disminuye en intensidad para evitar la fatiga, pero la ansiedad por competir te lleva a querer hacer más de lo conveniente. Trato de comer y descansar lo suficientemente bien y concentrarme en los eventos que haya por delante. Me ayuda mucho ver películas inspiradoras, videos de motivación y escuchar música. El día de la competencia calculo las horas que deben pasar entre mi último sueño, comida y las pruebas del día para evitar sentirme cansado o mal del estómago en el peor momento. Adicionalmente, me sirve mucho estar en contacto con mi familia y mis amigos quienes logran siempre transmitirme todo su cariño que se convierte en combustible puro.

4. ¿Tienes alguna competencia en mente y cómo te vas a preparar?

Por ahora en esta disciplina del lanzamiento de clava estamos esperando ver para cuando se reprograman los eventos a los que ya estaba inscrito este año: el Nacional de Paraatletismo en Puebla y la Serie Mundial de Sao Paulo, Brasil. En este último evento se me hará una evaluación por parte del Comité Paralímpico Internacional para confirmarme en la categoría F51 y así poder dar marcas oficiales. En caso de lograr estar dentro del top 6 mundial, estaría en posición de ganar mi pase a los Juegos Paralímpicos de Tokio, que tentativamente se realizarán en 2021. La preparación a este ciclo competitivo ha seguido a pesar del confinamiento. He tratado de adaptar mis rutinas a lo que puedo hacer en casa para mantenerme en la mejor forma deportiva posible, manteniendo estrecha supervisión de mi coach. De igual forma he aprovechado para prestar más atención a mi nutrición y a mis hábitos de sueño, los cuales por el ajetreo de la vida cotidiana no lograba seguir al 100%. Una vez que sea seguro regresar a entrenar a las instalaciones del Comité, me ilusiona mucho volver a lanzar y ver cómo andamos en cuanto a fuerza y técnica.

5. ¿Qué mensaje te gustaría compartir con los jóvenes mexicanos que quieren ser deportistas?

Pienso que la principal encomienda que tenemos quienes hemos logrado ser deportistas de alto rendimiento, sea convencionales o de deporte adaptado, es contribuir a que los más jóvenes vean una posibilidad de desarrollo en sus propias vidas. Comprender que, aunque no es fácil, es posible y que no hace falta ser una persona fuera de serie ni tener talentos descomunales sino dedicarse con el corazón, entrega, disciplina y constancia. Yo hasta hace cuatro años nunca había hecho ejercicio en serio; así que nunca es tarde para emprender un sueño en algo tan edificante como el deporte. Que crean en ellos mismos. Que tengan la humildad de escuchar a sus entrenadores y a quienes de buena voluntad les corrijan y asesoren. Que no descuiden los aspectos más importantes de la vida, como la familia, su educación y sus amistades, así como el desarrollo de su espiritualidad y su relación con Dios. Que sí, en algún momento sienten que no pueden o fracasan, se permitan recomenzar y aprender para volver incluso con más hambre de triunfo, no en función de los demás competidores, sino en función de uno mismo.