El futbol europeo es sinónimo de éxito para los latinos, pues es la ventana a un sinfín de oportunidades de trascender en una carrera profesional, pero la mentalidad y el nivel de juego van de la mano y muchos jugadores “Tricolores” no logran consolidarse por cualquiera de estos dos puntos anteriores. ¿Será que algún día veamos a un futbolista capaz de igualar o dejar su huella como Rafael Márquez o Hugo Sánchez en el Viejo Continente? En la columna de este mes lo platicamos y analizamos juntos.

Me sumo a dos conclusiones existentes y, salvo a Raúl Jiménez, muchos jugadores mexicanos difícilmente llegan a obtener el nivel requerido y no son capaces de adaptarse a las exigencias de la elite europea. El otro punto recae en lo económico, pues sigue siendo el talón de Aquiles del jugador azteca, ya que pocos se atreven a salir de su burbuja y comodidades por avanzar en un futbol que ayuda en su madurez.

El mexicano es tan caro que su traspaso es complicado para algunos clubes, incluso en la Liga MX. Los grandes clubes europeos no desean pagar las cantidades que los mismos directivos piden por jugadores que no se han consolidado en el futbol mexicano. Y cuando llegan a un acuerdo, ellos mismos no quieren comenzar desde abajo y se topan con obstáculos difíciles de superar (algunos avanzan por la mentalidad de trascender en su nivel de juego).

El origen del daño es la Liga MX, pues los mismos mandatarios han creado un sistema en donde el futbolista no pueda trascender en su nivel de juego. La eliminación del Ascenso MX es otro punto a tratar en la formación del canterano, pues esta liga era la preparación para encarar el máximo circuito con mayor madurez. Agregamos que los dueños del balón negociaron para que un equipo del lugar 15 de la tabla tenga la oportunidad de meterse a un repechaje y pelear por el campeonato, ¿Se les hace competitivo esta decisión? Con todo respeto, pero no ayudas en nada a que el mexicano se supere así mismo, con un obsequio como este por ganar 16 o 18 puntos en 10 u 11 fechas.

Triunfar en Europa es gran reto, exige tener un nivel futbolístico alto acompañado de una personalidad triunfadora, centrada y capaz de competir contra los mejores, aunque en el futbol femenino es diferente al presenciar que las chicas no se conforman con poco y prefieren pelear no por un título, sino por los campeonatos exigidos durante toda la temporada.

¿Cambiará la mentalidad del jugador mexicano en Europa? El tiempo será el indicado de sacarlo de zona de confort.

Checa otros artículos de Diego aquí:

EL CLAUSURA 2020 Y LA NUEVA LIGA DE DESARROLLO: LAS INCÓGNITAS DE LA LIGA MX