fbpx

HAMILTON SE CONVIERTE EN EL PILOTO MÁS GANADOR DE LA F1

Lo consiguió. El británico Lewis Hamilton ya es, a partir de hoy, el piloto con más triunfos dentro de la Fórmula 1.

Con la victoria de hoy, llega a 92 banderas a cuadros en su poder, superando las 91 del alemán Michael Schumacher, a quien había igualado en el Gran Premio de Eifel, hace un par de semanas.

El Autódromo Internacional do Algarve, mejor conocido como el “Portimao”, recibía por primera vez a la categoría reina del automovilismo. El circuito, que fue estrenado en 2008, tuvo que esperar doce años para tener la oportunidad de albergar un Gran Premio, con la posibilidad de volverse histórico en su primera presentación. Y vaya que lo fue.

Desde el sábado, el piloto de Mercedes Benz, que llegaba como líder de la competencia, demostró que venía por la victoria y el récord. Si bien el viernes fue su compañero Valtteri Bottas quien dio los mejores tiempos durante las prácticas, en la clasificación logró quedarse con la pole, con tiempo de 1:16.552, sacando poco más de una décima al finlandés. El holandés Max Verstappen, el único que ha podido pelearles realmente a las flechas plateadas, aseguró la tercera posición, pero con más de tres décimas de diferencia. La carrera parecía encaminada a ser de Mercedes nuevamente.

Pero este domingo, la carrera inició con muchísimas sorpresas. Al frente de la carrera, el español Carlos Sáinz logró colarse hasta la primera posición durante la primera vuelta, superando a Bottas y a Hamilton, quien bajó al tercer puesto. El más afectado durante el arranque fue Checo Pérez quien, en un incidente con Max Verstappen, se fue hasta el último puesto y desde ahí debía remontar posiciones.

La alegría de Carlos, McLaren y todo España duró poco. Una vez que los Mercedes calentaron llantas y entraron en ritmo, lograron rebasar al ibérico tan sólo seis vueltas después, y Verstappen en la vuelta 8.

Las siguientes diez vueltas ocurrieron sin mayores incidentes, si bien los McLaren se veían en problemas ante Leclerc, Gasly y Stroll. Pero fue este último quien protagonizó un accidente al intentar rebasar a Lando Norris en la vuelta 18, que lo sacó de la carrera, siendo el único abandono de una carrera mayormente limpia.

En la vuelta 20, Lewis superó a su coequipero para tomar la punta. A partir de este momento, comenzó a volar en la pista logrando varias vueltas rápidas. Parecía que le urgía terminar la carrera para celebrar. Tan rápido fue su ritmo que en la vuelta 30 ya le sacaba ocho segundos a Bottas y 26 segundos a Leclerc, quien en ese momento tenía la posición tres. Destacaba ya Sergio Pérez quien, con una estrategia totalmente distinta a la que tenía al inicio de la carrera, iba subiendo posiciones y ya estaba peleando el sexto puesto.

En la vuelta 42, se hizo la parada doble de Mercedes, quienes optaron por terminar la carrera con neumáticos duros. Así, garantizaban no volver a parar y asegurar los primeros puestos. Pero la diferencia era ya tal que, aún a pesar de la parada, eran 14 segundos entre ambos y Lewis ya tenía más de 23 segundos sobre Max Verstappen. El ritmo que presentaban los líderes era muy superior al resto.

El resto de la carrera fue un concierto de Mercedes, con Lewis demostrando por qué es el líder, vigente campeón y máximo ganador de la categoría. Al llegar al final de la vuelta 66, Hamilton recibía nuevamente la bandera a cuadros. Ahora sí, batía uno de los récords que parecían imposibles de superar, de más victorias en la Fórmula 1.

Bottas, en una repetición de varias carreras, escoltó a su coequipero en el segundo lugar. Verstappen y Leclerc mantuvieron la tercera y cuarta posición, mientras que la pelea por los puestos quinto al séptimo fue intensa, siendo Pierre Gasly el mejor posicionado, seguido de Carlos Sáinz y Checo Pérez. El mexicano fue premiado como piloto del día, después de haber subido trece lugares.

Al bajar Hamilton de su monoplaza, lo esperaba su papá Anthony, quien lo abrazó enseguida, para darnos la escena más conmovedora del fin de semana. El piloto tomó el micrófono y agradeció a todo el equipo, incluyendo a los que estaban en pista y en la fábrica. Sin duda, un gran gesto con todo el personal que se mantiene en el anonimato, pero que con su trabajo hacen que Lewis pueda tener ya este récord.

Así, Hamilton sigue haciendo historia. Con 92 victorias, 97 poles y casi asegurado el séptimo campeonato, ya tendrá en sus manos los tres récords más importantes de la Fórmula 1. ¿Es el mejor piloto de la historia? Queremos conocer tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *