El jugador de los Brooklyn Nets, Kyrie Irving, donó un millón y medio de dólares a la WNBA (Liga estadounidense de baloncesto femenil), creando así un fondo para las jugadoras que forman parte de este organismo. Con esto brindará apoyo económico a las atletas que decidan no jugar esta temporada por razones de salud o por no exponer a sus familias, buscando que estas puedan tomar sus propias decisiones sin preocuparse por la parte financiera.