Mientras la MLB y NFL están sufriendo por la cantidad de casos positivos que hay dentro de sus ligas, la NBA está comprobando lo bien que ha funcionado la burbuja de Orlando. Hoy comienzan los partidos de la organización y después de dos semanas en donde la mayoría de los jugadores no han salido de las instalaciones de Walt Disney World, no se ha reportado ni un solo caso positivo por COVID-19. Esto por ahora da esperanza a que la temporada de baloncesto de Estados Unidos pueda llevarse a cabo sin ningún contra tiempo.