La espera ha terminado

El mundo está tratando de adaptarse a la nueva normalidad, y el deporte no es la excepción. Ahora le corresponde al torneo de clubes de futbol más antiguo del mundo, la emblemática Copa Libertadores.

Este 15 de septiembre quedará enmarcado como un día muy especial, y es que reanuda sus actividades el torneo que definirá al campeón de toda Sudamérica. La jornada 3 de la fase de grupos comienza con el Colo Colo chileno contra un alicaído Peñarol de Uruguay, así como el Jorge Wilstermann boliviano contra Atlético Paranaense de Brasil, ambos del grupo C.

Una vez que concluyan ambos partidos, continúa la acción con el Santos de Brasil vs Olimpia de Paraguay, además del Estudiantes de Mérida, de Venezuela, contra el Alianza Lima peruano.

La decisión de reanudar por parte de la CONMEBOL ha sido bastante polémica, ya que aún hay tres ligas que no han podido reanudarse y los equipos de éstas consideran que llegan es desventaja. Se trata de los equipos argentinos, venezolanos y bolivianos, siendo los pamperos quienes sienten que son los más afectados, recordando que son protagonistas cada año.

La protesta está encabezada por el presidente de la liga argentina, Marcelo Tinelli, quien esperaba aplazar el inicio al menos hasta octubre, mes en donde inicia la liga de su país. Caso contrario de los otros siete países, donde algunos han iniciado ya desde hace unas semanas y van a llegar con buen ritmo para competir por el ansiado trofeo continental.

Aun sabiendo de esta disparidad, el organismo rector del fútbol sudamericano sabe que la afectación por el paro podría ser mucho mayor si espera hasta que todas las ligas reanuden y, pensando en el bien mayor, decidió reiniciar.

Para salvaguardar a todos los involucrados, como son jugadores, árbitros y cuerpo técnico, la CONMEBOL ha lanzado el “Protocolo de operaciones para la reanudación de las competiciones de clubes de la Conmebol”, un documento de 66 hojas en donde explica la forma en que se estará operando durante el torneo.

Uno de los puntos más importantes es donde se plantea cuatro escenarios, desde la reanudación en forma normal, con poco público, sin público y hasta con la opción de que algún país no sea apto para recibir eventos deportivos. Específicamente en este punto, los equipos que no puedan jugar en su país serán los responsables de elegir la sede alterna y será su responsabilidad asumir los gastos.

De esta manera, la totalidad de partidos se estarán realizando en un calendario apretadísimo para septiembre y octubre, con el objetivo firme de jugar la final el 21 de noviembre, con sede por definirse. Aun así, el mismo protocolo indica que existe la posibilidad de extenderse hasta principios de 2021.

En tu opinión, ¿Es una decisión correcta reanudar la Copa Liberatdores?