Al menos 80 jugadores de la NBA formaron parte de una videoconferencia este fin de semana, durante la cual la estrella de los Brooklyn Nets, Kyrie Irving, mencionó que se opone completamente al plan de regreso a la acción en julio presentado por la liga debido a que propone priorizar la lucha por el cambio social que comenzó en Estados Unidos tras la muerte de George Floyd el pasado 25 mayo. Otros jugadores mencionaron que no se sienten seguros con las medidas de salud que propone la liga y que no están seguros de querer volver o de pasar más de tres meses en la “burbuja” dentro de Disney World. Aunque los organizadores están seguros de que esto no pasará a más y se podrá llevar a cabo este plan de acción, este tipo de movimientos por parte de los jugadores pone un poco de riesgo a los planes que tiene la liga.