¿Quién se iba a imaginar que fuera a pasar casi un año para que la Selección Mexicana volviera a tener actividad?

Lo que se vive en el interior del equipo dirigido por Gerardo Martino ya es una realidad. Con la pandemia del COVID-19 encima nos hemos dado cuenta de la importancia de esta concentración de jugadores de la Liga MX y camada europea.

La eliminatoria de la CONCACAF rumbo al Mundial de Catar 2022 está a la vuelta de esquina. El tiempo pasa volando y en un abrir y cerrar de ojos comenzará la cuenta regresiva de cara al primer encuentro mundialista.

Agregando que el próximo año estará lleno actividades futbolísticas como la Eurocopa de Naciones, la Liga de Naciones y la Copa Oro, siendo un torneo en el que el “Tricolor” deberá de imponer condiciones ante cuadros que van a dar la vida por la búsqueda de oportunidades en otro país.

Sinceramente, la selección no puede detenerse, su regreso a la actividad era inminente y vale la pena analizar lo fundamental que ha sido esta gira azteca por el viejo continente. Porque más allá del resultado, Holanda es una selección que expuso algunos detalles negativos en la zaga del “Tata”, quien sacó muchas conclusiones al respecto.

Para Martino y su cuerpo técnico fue importante ver al actual cancerbero de los Pumas de la UNAM, Alfredo Talavera, al ganarse su convocatoria por sus excelentes actuaciones en el torneo Guardianes 2020, y que fue pieza a resaltar en el resultado positivo de México en Ámsterdam.

También, fue bueno saber cómo llegaban algunos elementos que militan en Europa a dicho cotejo y que no han tenido minutos en sus respectivos equipos como Héctor Herrera (Atlético de Madrid), Diego Lainez y Andrés Guardado (Real Betis), ya que dos de ellos tendrían su sitio seguro en el combinado.

El siguiente rival será Argelia, campeón de la Copa Africana de Naciones 2019, y un sinodal que le brindará nuevos apuntes a redondear en la escuadra de Martino.