fbpx

LAS NOTICIAS QUE MARCARON EL 2020 (PRIMERA PARTE)

LAS NOTICIAS QUE MARCARON EL 2020 (PRIMERA PARTE)

¡Se nos va el 2020! Y así como fue un año que marcó la vida de todo el mundo, el deporte no fue la excepción. Las restricciones que el COVID-19 impuso en el ámbito deportivo no fueron pretexto para tener notas por demás relevantes, y que ahora las recordamos en este recuento:

Adiós, Black Mamba

Nunca el “Mamba Out” dolió tanto. Apenas comenzábamos el año, enero no había concluido, y se dio la primera gran nota: Kobe Bryant fallecía el 26 de enero en un accidente de helicóptero. A sus 41 años, el legendario basquetbolista que disputó veinte campañas con los Lakers dejaba el mundo en un trágico suceso que sacudió a todo el mundo del deporte.

En el helicóptero no sólo viajaba Kobe, sino también su hija Gianna, de 13 años, y siete personas más, como el entrenador del equipo de baloncesto de su hija. Una espesa neblina y un fenómeno llamado “Spatial-D”, fueron los causantes de este accidente.

Tan pronto se supo, las muestras de cariño se dieron a nivel mundial. No sólo atletas de la NBA, sino personajes del futbol, músicos, políticos, en todos los ámbitos dolió la pérdida de una de las grandes estrellas del siglo XXI. Su ética de trabajo, la mentalidad, el liderazgo que tenía, eran únicos. Era una persona muy querida, y el dolor por su partida era muy grande.

En su legado quedan cinco campeonatos con los Los Ángeles Lakers en los veinte años de carrera, donde disputó 1,346 juegos, con 33,643 puntos anotados (cuarto mejor anotador de la historia), 6,306 asistencias y 7,047 rebotes y 1,944 robos (decimosexto mejor). Esto hizo que ganara el MVP de la temporada 2007-08, dos veces líder anotador, dos MVP de finales, doce veces estar en el equipo defensivo del año, y que es el único jugador en tener dos números retirados, el 8 y 24.

Triste y trágico adiós a “Black Mamba”. Kobe Bryant nos dejó muy rápido.

Se terminó la sequía

El estado de Missouri tuvo que esperar 50 años para que su equipo volviera a proclamarse campeón en la NFL.

Fue hasta febrero 2020 donde los Kansas City Chiefs, comandados por Andy Reid en los controles, y Pat Mahomes como Quarterback, vencieron por 31-20 a los 49ers de San Francisco. Con un regreso espectacular en el último cuarto, donde anotaron 21 puntos, lograron darle vuelta al equipo de Garoppolo y compañía, para ganar su segundo Vince Lombardi.

Tras una temporada regular donde el equipo culminó con récord de 12-4, con una racha de seis victorias para concluir esta fase, aplastaron a los Houston Texans en Arrowhead por marcador 51-31. Después, eliminaron a los sorpresivos Tennessee Titans por 35-24, aprovechando la ventaja de la localía, y concluyeron en Miami la obra para proclamarse como el mejor equipo de la NFL.

Para los jugadores como Mahomes, así como para Andy Reid, representó el primer título en su carrera, y puede significar el inicio de una nueva era, tras la que dejaron Tom Brady y Belichick con Patriots. Además, para el mariscal de campo representó firmar el contrato más grande en la historia del deporte: 503 millones de dólares por 10 años.

Largos cincuenta años para Kansas City para volver a gritar que son los campeones. Si el pasado fue complicado, el futuro se ve halagador.

Tokio 2021

El COVID-19 nos seguía trayendo malas noticias, y esta era una de las que menos esperábamos escuchar. La espera de cuatro años para volver a ver la máxima competición deportiva se aplazaría un año más.

Tras una serie de análisis, y con la pandemia agravándose en todo el mundo, el COI junto con el gobierno nipón decidieron cambiar los Juegos Olímpicos a 2021, a la espera de mejoras en las condiciones para garantizar unos juegos seguros.

Esta decisión afectó no solamente a la sede, sino a todos los atletas y personas involucradas. La planeación de todo un ciclo olímpico tuvo que ser modificada de manera drástica: clasificaciones, sesiones de entrenamientos, logística. Todo con un año más… o un año menos, pensando en París 2024.

No queda la menor duda que fue la decisión acertada, pero la pandemia siguió haciendo de las suyas dejándonos sin eventos.

Poderío alemán

Mía san mía. Traducido del bávaro significa “Nosotros somos nosotros”, con un sentido de identidad único. Y en este 2020 se escuchó más que nunca.

En un año de ensueño para el club de Múnich, lograron los cinco títulos en juego. A nivel local, se llevaron la Bundesliga, la Pokal o Copa de Alemania, así como la Supercopa alemana. Y en Europa, ningún equipo pudo hacerles sombra, conquistando la Champions League y la Supercopa.

Se quedaron a un trofeo del sextete en el año, pero al aplazarse el mundial de clubes esta posibilidad se esfumó. Sin embargo, en 2021 tendrán nuevamente la oportunidad, con vida en todos los torneos.

Como dato a agregar, la “Orejona” que conquistaron en Portugal es la primera bajo este formato, con una burbuja desde las semifinales y jugando a parido único. Además, serán recordados como el conjunto que goleó 8-2 al Barcelona de Lionel Messi.

En un año de cambios, la única constante en el futbol fue el dominio abrumador del Bayern München.

El rey de París

Hace muchos años Francia dejó de ser una monarquía. Pero sí hay un rey en la capital, y éste es Rafael Nadal.

Roland Garros dejó de jugarse en verano para dar paso al otoño. Pero ni el cambio de estación pudo lograr que el manacorí perdiera una corona que parece ya ceñida a su cabeza. Tras vencer en sets corridos a Novak Djokovic, consiguió su decimotercer campeonato en la Ciudad Luz.

Así, aumenta su récord en el torneo y empata en títulos de Grand Slam con Roger Federer, ambos con 20, en el primer lugar de todos los tiempos.

A sus 34 años, el español se ve en un estado de forma envidiable, y con un hambre de triunfos como nunca. El nivel con que terminó el año fue bastante alto y, cuando está saludable, es un toro imparable.

Saluden al Rey de París, Rafael Nadal.

Volver a ganar

El mes de enero fue funesto para los Lakers, pero hubo una luz al final de la temporada. Tras la pérdida de Kobe, uno de los más grandes jugadores de la franquicia, LeBron James y compañía honraron su memoria con el campeonato.

Tuvieron que pasar diez años para que los amarillo y púrpura volvieran a levantar el trofeo Larry O’Brien y coronarse como los mejores de la NBA. Liderados por la dupla James-Davis, y respaldados por Caruso, Kuzma, Rondo, Green y Morris, vencieron en las finales al Miami Heat por 4-2.

Al igual que en la Champions, la parte final de la temporada NBA, así como los playoffs, se jugaron en una burbuja. Orlando fue designada como la sede, y ahí el equipo angelino supo adaptarse a las circunstancias para obtener el título de su conferencia y después proclamarse campeones.

Con este campeonato, los Lakers empatan en títulos con los Boston Celtics, con 17 cada uno, siendo los equipos más ganadores. Es tanto su dominio, que en el tercer lugar en campeonatos están empatados los Chicago Bulls y los Golden State Warriors, con seis.

El espíritu de Black Mamba rondó en el vestidor Laker, y fue el gran impulso para que volvieran a ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *