La NFL sigue dando muestras de cómo ser una liga a la vanguardia y con capacidad de adaptación ante las adversidades.

Ya hace algunos días te comentábamos sobre la propuesta que se hizo de incrementar el número de equipo de playoffs, pasando de 14 a 16. Este miércoles ya se hizo oficial al ser aprobado por la junta de dueños, en una decisión histórica, al ser el año donde más equipos podrían acceder a postemporada.

Para poder llegar a esta modificación de los playoffs, existe una sola condición: Que el total de encuentros no se puedan jugar por causas relacionadas con COVID-19, y la cantidad de juegos sea tal que no puedan reprogramarse en la última semana disponible. Si hay forma de ajustar el calendario para jugar en las 18 semanas disponibles, el formato se mantiene con 14 equipos, siete por conferencia.

Este cambio es de gran magnitud, ya que afecta considerablemente en la toma de decisiones de los equipos. Por un lado, si se mantiene el formato actual, tener el mejor récord de conferencia significa poder descansar durante la semana de comodines, dando tiempo a recuperar lesionados o personal que se vea afectado por el virus.

Por el contrario, si el formato se ajusta a 16 equipos, ninguno de ellos tendrá semana de descanso, ya que se enfrentarían el 1vs8, 2vs7, 3vs6 y 4vs5. Así, la única ventaja del sembrado número uno sería la localía en toda la postemporada… y está en veremos si es necesario crear las burbujas para esa fecha.

Imaginando este segundo escenario, la estrategia en la última semana de juego sería muy interesante de ver, ya que podría darse el caso de que algún equipo prefiera perder la posición de privilegio buscando evitar un enfrentamiento complicado. O podríamos encontrar equipos clasificados que deseen enfrentar este último encuentro con suplentes para evitar lesiones de sus titulares indiscutibles.

Las posibilidades aún son muchas, pero es un hecho que la liga está tomando las decisiones adecuadas en aras de terminar la temporada de la mejor manera. Los dueños se están comportando a la altura de las circunstancias y este año podría sentar un precedente para campañas futuras.

Sin duda, la NFL ha sabido pasar el proceso de adaptación.