Fue en marzo cuando la pandemia del Covid-19 orilló a suspender todo tipo de actividad deportiva en prácticamente todo el mundo. Pasaron los meses y poco a poco se fueron abriendo las puertas para que los deportistas regresaran a sus disciplinas, siendo la Bundesliga uno de los primeros torneos importantes en saltar nuevamente a las canchas, aunque sin público.
Con la implementación de esta nueva forma de hacer deporte, se comenzó a indagar en la posibilidad de un regreso escalonado de los espectadores a los estadios; muchas han sido las opciones para llevar a cabo la reapertura de puertas, unas ya se están implementando y otras siguen estudiándose. Por ello es importante repasar lo que está pasando con la nueva realidad que vivimos en el mundo del deporte.

Baloncesto: Por ser practicado bajo techo, en el básquetbol todavía hay incertidumbre en cuanto al regreso del público a la duela y afortunadamente la liga más importante de este deporte, la NBA, ha hecho un trabajo impecable para evitar contagios de Coronavirus.
Fue la llamada “burbuja” ubicada en el complejo de ESPN: Wide World of Sports Complex, en Orlando, la que permitió que siga desarrollándose la competencia y ha funcionado de maravilla.
En la “burbuja” se ha abierto la posibilidad de que los jugadores puedan contar con la presencia de hasta 4 familiares durante la ronda de playoffs que ya se están disputando. Todo bajo estrictos estándares de salubridad en donde los invitados deben hacer cuarentena previa de 7 días sin abandonar el complejo. Los dirigentes siguen analizando el regreso de la NBA fuera de Orlando.

Fútbol: En el balompié mundial las cosas pintan mejor gracias a que la mayoría de los estadios son abiertos, por lo que el regreso de los hinchas a las butacas ya está en marcha. El aumento del público será gradual, pero por ahora se está manejando un límite de hasta 5,000 aficionados (en algunos casos menos aforo) en ligas como la Pro League de Bélgica, La J1 League de Japón, la Bundesliga, la Superliga de China y la MLS en donde los equipos tienen la libertad de decidir si contar o no con público. Por otro lado, la UEFA sigue estudiando el regreso de espectadores y el partido por la Supercopa de Europa entre Bayern Múnich y Sevilla, que se jugará el 24 de septiembre en Budapest, será una “prueba” para determinar el futuro del público en los estadios del resto de Europa. En esta ocasión se permitirá solo el 30% de aforo.

En todos los estadios se tomarán medidas de sanidad tales como la toma de temperatura, cero ventas de alcohol, registro y rastreo de personas para detección de posibles contagios, separación de metro y medio entre personas y el uso obligatorio de cubre bocas.

Béisbol: Para los aficionados a la “pelota caliente” hay buenas noticias, al menos en tierras niponas, donde en junio arrancó la liga profesional de béisbol del país con público. Esto obedece a un reglamento en donde el aforo de los estadios se redujo a la mitad o a un máximo de 5,000 asistentes por partido. Aunado a esto, la MLB, ha manifestado que la temporada 2020 se jugará sin un alma presente y con una reducción a 60 encuentros en vez de los 162 habituales.

Tenis: Dentro del mundo del deporte blanco todo pinta para ser un año sin público en la mayoría de los torneos más importantes. En Julio ya se llevó a cabo en Berlín una de las competencias de la ATP y se permitió el ingreso de hasta 800 espectadores que tuvieron que acatar el uso de cubre bocas y de la aplicación de una “ducha higiénica”. Actualmente se juega el US Open sin público y próximamente arrancará en Francia el Roland Garros que meses atrás anunció que el torneo podría llevarse a cabo con 50% o 60% de aforo, con mascarillas y sana distancia en todo momento, pero la realidad es que todo sigue prestándose a que las condiciones de salubridad lo permitan.

Automovilismo: Los pilotos de NASCAR corren desde junio con público, aunque todo con un aforo reducido a 5,000 personas y con medidas sanitarias de por medio para asistentes, staff y pilotos.
En el otro extremo, la Fórmula 1 se ha reanudado con cero presencias de aficionados en los circuitos e inclusive se cancelaron fechas para evitar contagios. Afortunadamente, la organización ha comentado que para los últimos compromisos (Turquía, Baréin y Abu Dabi) se abrirán las puertas a los amantes al deporte motor; aún no se confirma el aforo permitido, pero este se reducirá al menos durante el resto del 2020.

Fútbol Americano: En la liga emblema de este deporte, la NFL, todo parece acomodarse para arrancar el próximo 10 de septiembre. La actividad regresa a los emparrillados y se tiene planeado que sea con público en los estadios. La situación será determinada por cada uno de los 32 equipos de mano con los gobiernos locales para estudiar la viabilidad de contar con fanáticos dependiendo los contagios de cada zona. Equipos como los Dolphins y los Chiefs han aprobado contar con aforo reducido de entre 13,000 y 16,000 personas, mientras que equipos como los Patriots y Raiders aún jugarán a puerta cerrada durante sus primeros encuentros.

Por el momento el golf y el box siguen corriendo sin público y estas, así como todas las disciplinas deberán seguir actuando conforme al avance de la pandemia. El próximo año están calendarizadas las dos competencias más importantes que se llevarían a cabo este año: Los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. El tiempo dirá si estas contiendas se llevarán a cabo de forma normal y sin restricciones.