El comité organizador de los Juegos Olímpicos, así como el gobierno de Japón, siguen trabajando para crear estrategias y protocolos que protejan tanto a atletas como a los asistentes.

En caso de que exista la posibilidad de que la justa veraniega se lleve a cabo con espectadores. Estos tendrán que bajar una aplicación a sus dispositivos móviles con la finalidad de poder monitorear y rastrear si alguno de los asistentes estuvo en contacto con otra persona que haya sido afectada por el COVID-19.