Por fin el Tour de Francia tuvo una verdadera etapa de montaña y tuvo costo altísimo para muchos supuestos protagonistas que terminaron fundidos, pidiendo la hora y viendo cómo se les escapaba la oportunidad de conquistar el podio de la edición 2020.

El día de hoy fue la última vez que los 172 competidores arrancaban juntos, ya que se tuvieron varios abandonos. Cazères-Sur-Garonne los vio alejarse poco después de la una y media de la tarde para recorrer los 141 kilómetros previstos. Y poco después de haber arrancado, apenas en el kilómetro 4, trece ciclistas decidieron fugarse. Entre ellos, Nans Peters (AG2R La Mondiale), Ilnur Zakarin (CCC Team), Neilson Powless (EF Pro Cycling) y Toms Skujins (Trek-Segafredo), además del líder de montaña y multicitado Benoit Cosnefroy. Con un ritmo impresionante, se fueron alejando del peloton hasta que tomaron una ventaja de poco más de 14 minutos. Desde este momento, se sabía que la clasificación tendría cambios radicales.

Con dos puertos de categoría 1, más el Port de Balès siendo el primero considerado sin categoría (una cumbre infernal de 11.7 kilómetros al 7.7%), Cosnefroy aseguró portar un día más el maillot de puntos rojos al coronar el Col de Menté. Sin embargo, al subir el Balès, fueron el francés Peters y el ruso Zakarin quienes se despegaron de la fuga, para generar la cabeza de la etapa. Powless intentó llevarles el ritmo, pero fue imposible. Al llegar a la meta del puerto, fue Peters quien se llevó los 20 puntos. El AG2R La Mondiale con un día casi perfecto, celebró esta gran hazaña de su competidor francés. Además, con el aliciente adicional de una gran cantidad de gente que se apiñaba a las orillas del camino animándolo a llevarse esta victoria intermedia.

Mientras esto ocurría, en el pelotón se daba una de las grandes sorpresas. Una vez que llegaron a escalar el Balès, uno de los favoritos para ganar el Tour y de los consentidos del público, Thibaut Pinot, empezó a resentir los estragos de las caídas de los primeros días y con un gran dolor en cadera, se fue rezagando poco a poco. Todo el equipo Groupama-FDJ al ver que su líder se desmoronaba, se acomodó para acompañarlo y buscar que el daño fuera el menor. Pero el golpe ya había sido demasiado y, al final, terminó ya con poco más de 25 minutos de desventaja. Algo que se ve inalcanzable y que incluso él lo confirmó al decir después de este día que se replantea su carrera ciclista. Una pena ver la forma en que Pinot quedó fuera de la contienda del Tour una vez más.

El líder Adam Yates se mantuvo a la cabeza del pelotón en conjunto con varios latinos. Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Egan Bernal y Richard Carapaz demostraron su poderío y se mantuvieron en la batalla buscando los primeros lugares de la clasificación. Cuando Pogacar hizo el ataque, ninguno de ellos se amilanó y respondieron de buena manera. Desde ese punto hasta la meta, se mostraron fuertes y con excepción de un enorme Guillaume Martin, que logró sacarles ciertos segundos, podemos decir que sortearon este día sin sobresaltos. Aunque la diferencia con respecto al ganador fue de más de seis minutos, no se vieron afectados en la clasificación general.

Adam Yates sigue con el maillot amarillo con un tiempo de 34h44’52”, con Primoz Roglic a 3” y ahora Guillaume Martin a 9” en el tercer puesto. Egan Bernal mantiene el cuarto puesto y el maillot blanco de los jóvenes, Nairo Quintana está en el quinto puesto, Miguel Ángel López subió al sexto y Rigoberto Urán es séptimo. Todos ellos están a sólo 13” de Yates. Peter Sagan conservó el maillot verde seguido de Sam Bennett y Benoît Cosnefroy sigue de líder de montaña. El EF Pro Cycling es el equipo líder con tiempo total de 104h12’30” y el Trek-Segafredo recuperó el segundo lugar a 1’35”. Pero el gran ganador fue el AG2R La Mondiale que subió al cuarto puesto general, tiene al líder y sublíder de montaña y a Romain Bardet en cuarto general. Este equipo tan lleno de historia poco a poco se va posicionando como gran animador.

La novena etapa volverá a ser muy interesante con cinco puertos de montaña y, a pesar de que no están muy por encima del nivel del mar, desde la mitad de la etapa se verán grupos y mañana podríamos tener nuevos movimientos en la general. Partiendo de Pau y llegando a Laruns, ya nada más quedan 168 competidores. Considero que ya es momento de una victoria del Ineos y creo que Egan puede hacerse de la etapa.