fbpx

PIERRE GASLY ES EL CAMPEÓN DEL GRAN PREMIO DE ITALIA

PIERRE GASLY ES EL CAMPEÓN DEL GRAN PREMIO DE ITALIA

Sorpresa en Monza

¡Cuánto necesitaba esto la Fórmula 1! Este domingo se corrió el GP de Italia en el mítico circuito de Monza y nos ha dado la sorpresa más grande, no sólo de esta temporada, sino de los últimos años.

Hasta el sábado todo parecía un fin de semana normal, con Lewis Hamilton con la pole, un buen rendimiento de los McLaren, un Racing Point en la segunda fila de arranque, los Ferrari sin calificar a la Q3… en definitiva, todo normal. Pero este domingo los pilotos decidieron dar un giro a los eventos y darnos un espectáculo distinto.

La carrera inició como siempre, con Hamilton hasta adelante y cada vuelta sacando tiempo sobre Sáinz, que era segundo lugar. Valtteri Bottas tuvo un problema que lo mandó al sexto lugar, y la pesadilla para la escudería de Maranello comenzaría en la vuelta 6, cuando Vettel se fue de largo y chocó con el muro al quedarse sin frenos.

Al llegar casi a la mitad de la carrera, justo en la vuelta 24, Kevin Magnussen de Haas se quedó varado en la pista y entró el safety car. Se decidió cerrar el pit lane, orden que no fue acatada por Lewis Hamilton y Giovinazzi por haber entrado a pits sin autorización y que, a la postre, fue fatídico para el británico. La investigación dio como resultado una penalización de 10 segundos para los pilotos.

No conforme con esto, una vez que se relanzó la carrera, Charles Leclerc tuvo un accidente impresionante en la famosa curva parabólica, que lo hizo estrellarse a muy alta velocidad. Los directores de carrera optaron por mostrar bandera roja. En este momento, los primeros lugares habían entrado a pits, no así los últimos. Dado que en bandera roja ese permite cambio de llantas, este fue el punto de inflexión de la carrera. Con cambio de llantas en el total de vehículos, que lograría que no volviera a haber paradas, se relanzó la competencia por segunda ocasión, con Hamilton de líder, lo cual sería ficticio por la parada de castigo que le mandó a la última posición, seguido de Stroll, Gasly, Raikkonen, Giovinazzi y Sáinz.

Las situaciones extrañas seguían apareciendo y Verstappen se retiraba en la vuelta 32, Stroll no mantenía buen ritmo de carrera y era rebasado por Gasly y Sáinz, con Norris en el cuarto puesto. Ni Ferrari, ni Red Bull ni Mercedes en los primeros lugares, así de inverosímil estaba el día en Monza.

Las vueltas siguieron pasando y el francés Gasly estaba teniendo un ritmo fenomenal con su Alpha Tauri. Logró sacar una ventaja considerable sobre el español Sáinz, quien también mantenía con cierta facilidad su segundo puesto, pero esta ventaja se fue diluyendo conforme pasaron las vueltas. Llegando a la penúltima vuelta, la distancia entre ambos pilotos fue tal que ya permitía usar el DRS para el piloto de McLaren, pero Pierre tuvo una de sus mejores carreras en la categoría reina, y supo aguantar el embate. La bandera a cuadros ondeó y Gasly se lleva la victoria. Hamilton llegó en séptimo puesto y Sergio Pérez apenas arañó un punto al llegar en décimo.

El podio terminó con Gasly, Sáinz y Stroll. Es decir, Alpha Tauri, McLaren y Racing Point. Tuvieron que pasar 157 carreras para ver un podio sin las tres escuderías grandes accediendo a éste. La emoción en los tres pilotos era evidente. No se veía cómo pudieran obtener un resultado tan bueno, pero supieron aprovechar las circunstancias para lograrlo. Además, para Pierre tiene un significado especial, recordando que llegó en 2017 para Red Bull, y que en una decisión sorpresiva fue cambiado de asiento con Alexander Albon hace un año. Ahora, con la escudería “de reserva”, si se le puede llamar así, gana su primer Gran Premio del año y segundo de su carrera. Aunque no lo dijo, seguramente por dentro sabía que estaba demostrando a Helmut Marko y Christian Horner que su cambio fue un error.

La siguiente semana será el GP de Toscana, ahora en el circuito de Mugello. Ferrari tendrá una oportunidad para resarcirse del ridículo de este fin, y Gasly con Alpha Tauri querrán demostrar que lo que vimos no fue mera coincidencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweet
Share