Los torneos de PGA planean regresar a partir de junio, pero tomando debidas precauciones. Es por eso que han considerado como esencial solicitar un millón de pruebas para la detección de COVID-19.

Las pruebas serán enviadas a las casas jugadores, caddies y oficiales que formen parte de los torneos, y se realizarán de manera diaria durante los mismos. El plan es reanudar la temporada el 11 de junio con el Charles Schwab Challenge y jugar todos los torneos de aquí hasta el mes de septiembre sin público, según los reportes de la PGA.