Después de varias cancelaciones en los circuitos de tenis y la incertidumbre que rodeaba a la organización de los torneos, todo parece indicar que ya está todo listo para el regreso a la acción del deporte blanco.

Un claro ejemplo de esto es que los tenistas que disputen el US Open del 31 de agosto al 13 de septiembre no estarán sujetos a la cuarentena de dos semanas antes de disputar el Masters 1000 de Roma que se llevaría a cabo del 20 al 27 de septiembre. Con que demuestren su resultado negativo 48 horas antes de que realicen el viaje a la ciudad italiana será suficiente, así lo anuncio el gobierno de este país en conjunto con la ATP.