Al ver una entrevista hecha por algunos colegas al presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Yon de Luisa. Me doy cuenta de la coherencia del mandatario de que el aficionado no entre en los estadios con estos números abismales de casos confirmados de COVID-19 (684, 113 casos confirmados de coronavirus y 72,179 muertes). Con lo anterior, ¿ustedes creen que el público regrese a los inmuebles?

Comencemos con un antecedente, la COPA GNP dejó muchas dudas en cuanto al cumplimiento del protocolo de salud por parte de jugadores, directivos, cuerpo técnico y aficionados. Primero, el confrontar a cualquier personal de los equipos participantes fue un parteaguas en el reglamento, poniendo su vida en riesgo sin saber que la persona encarada este contagiada o no. Segundo, que un director deportivo se baje al campo desde su palco en Ciudad Universitaria a alegarle al central con el tapabocas en la mano denota la falta ignorancia hacia una pandemia mundial.

No estamos listos para regresar y lógicamente, la industria del deporte se esta viendo afectada. Pues los patrocinadores siguen sin curso y con la incertidumbre de cuando volverá todo a la normalidad en el fútbol mexicano.

Sabiendo como pueden cambiar las cosas día con día y que los aciertos son pocos. Hay dos posibles escenarios en el que la gente regreso a los cotejos del balompié azteca.

Octubre es un mes tentador para que lo anterior pueda cumplirse. Retomando información de varios medios de comunicación en México, se buscaría un aforo de 30 al 50% en cada uno de los óvalos del país.

El otro escenario sería hasta el 2021, la mejor opción por el número de contagios que la misma liga presenta (más de 100 jugadores que se han contagiado de COVID-19), por lo que se jugaría todo el Guardianes 2020 a puerta cerrada.

¿Cuál será el camino a escoger por los directivos de la Liga MX? ¿Regresar o no? Sólo el tiempo decidirá dichos cuestionamientos, pero por lo pronto, lo mejor es cuidarnos a nosotros mismos y salir cuando se necesite, respetando los protocolos de salud establecidos por la Secretaria de Salud.