Tal como lo veíamos venir desde el domingo, disfrutaríamos de una gran etapa tres en la salida de Niza hacia Sisteron, y vaya que no nos defraudó.

Partiendo al mediodía, los competidores se despidieron de la costa azul y, al poco tiempo de arrancar, se dio el primer ataque, protagonizado por Jerôme Cousin y que fue seguido por los dos protagonistas de las escapadas de ayer, Anthony Perez y Benoît Cosnefroy. El trío llegó a sacar hasta cuatro minutos de ventaja, buscando hacerse del maillot de puntos rojos. Perez, corredor del Cofidis, conquistó los puertos del Col du Pilon y el Col de la Faye, ambos de tercera categoría y parecía que sería quien se adjudicaría el maillot. Sin embargo, un fallo mecánico en su bicicleta, aunado a una caída una vez que pasaron el tercer puerto, significó el abandono de Anthony fue Cosnefroy quien se quedó con el liderato de montaña.

Aún cuando Cousin dejó atrás a Cosnefroy avanzó 111 kilómetros en solitario buscando hacerse de la etapa, fue alcanzado por el pelotón a 16 kilómetros de la meta. Sin duda, un gran esfuerzo del corredor del Total Direct Energie.

Siendo la primera llegada masiva en lo que va del Tour, se esperaba un cierre trepidante por parte de los sprinters. El esloveno Peter Sagan tomó la iniciativa, pero su ataque fue demasiado pronto y se quedó sin piernas, lo que le dio la oportunidad a Caleb Ewan, Giacomo Nizzolo y Sam Bennett de buscar la victoria de etapa. El irlandés tomó la delantera, pero en un esfuerzo supremo del australiano Ewan, lo adelantó justo en la línea de meta y en un final cerradísimo, se llevó este día. Una frustración enorme para el joven Bennett quien ya saboreaba su primera victoria y conquistar el tridente (victorias en el Tour, el Giro y la Vuelta). Gran alegría para Caleb y su equipo, el Lotto- Soudal, la primera en este año.

En la clasificación general, Julian Alaphilippe conserva el maillot amarillo con tiempo de 13h59’21”, con 4” de ventaja sobre Adam Yates. Peter Sagan también conserva el maillot verde y Hirschi el blanco de los jóvenes. En los equipos, comparten el liderato EF Pro Cycling, Astana Pro Team y Bahrain-McLaren con tiempos acumulados de 41h58´42”.

El contingente latinoamericano avanza firme con Egan Bernal en sexto puesto a 17”, Sergio Higuita en octavo Esteban Chaves en décimo, también con la misma diferencia de tiempo. Egan y Sergio pelean por el liderato de jóvenes a 10” de Hirschi.

Tras una jornada sin mayores sobresaltos que la salida de Perez, mañana el pelotón parte de Sisteron para ir a Orcières-Merlette, con 160.5 kilómetros de recorrido. Tendrá muchas variantes que lo harán emocionantes, ya que todo el recorrido implica subir 1,400 metros más sobre el nivel del mar, con cinco puertos de categoría, y terminando la etapa con un puerto de categoría uno. Mañana no será victoria de sprinters, sino que los especialistas de montaña presentarán sus cartas. La esperanza de ver un latinoamericano llevarse esta etapa son altas, y pongo a Egan y Nairo como favoritos para adjudicársela.