El alto número de casos positivos de COVID-19 dentro de la NFL comienza a prender las alarmas dentro de la organización, por lo que hace unos días la asociación de jugadores de la liga (NFLPA), recomendaron a los jugadores no entrenar en grupos o llevar a cabo entrenamientos privados con más jugadores. Esta recomendación pareció no importarle al nuevo jugador de Tampa Bay, Tom Brady, quien entrenó este martes con algunos de sus compañeros a pesar de que algunos de los Buccaneers han sido afectados por esta situación.